viernes, 14 de noviembre de 2008

EL OSTEÓPATA

Por fin me he decidido. Después de dos años dando el tostón con mis mareos, me he decidido y he ido al osteópata.

- No seas tonto Arándano –me dice la Fisio- ve al osteópata que a mi madre se le quitaron así los mareos. Lo mismo tus vértigos se te quitan así.
- Me da miedo! Ese matasanos en el momento que oiga la palabra mareo va a ir directo a mi cuello… a crujírmelo!!!
-
Que no hombre, que no pasa nada. Ya verás como es bueno.
- Si me cruje el cuello le escupo en un ojo!!!


Tras muchos meses de intentar convencerme, lo consiguieron. Y digo lo consiguieron porque en mi vida se abrieron varios frentes que me insistían con que fuera al pu** osteópata de los coj***s…

- Buenas tardes -me dice el matasanos- ¿Qué te sucede?
- (Pues que estaba yo en mi casa tocándome el lerel.le y me he dicho: “Voy a visitar a este buen hombre, a ver qué se cuenta”… no te jode!!!) Pues verá señor, es que me dan mareos y ningún otro médico sabe de qué son… Mi amigo Fisio me ha recomendado que venga a su consulta.
- Desnúdese.
- (¿Así? ¿Tan a saco? Apenas nos conocemos!!!)
- A ver, inclínese hacia adelante.
- (Cuidadín con lo que haces por allí atrás, que con ese ojo no veo!!!!)
- Incorpórese. Túmbese en la camilla, encoja las piernas y levante el trasero.


El tío me mete la mano por debajo del trasero, tocando con sus dedos mi espalda, con la otra mano en mi nuca, y su barbilla clavada en mi hermosa barriga… vamos, que si no fuera por las numerosas figurillas de vírgenes y santos, las fotos de toreros toreando, la bandera de España y el retrato de Franco, pensaría que ese tío lo que estaba haciendo era propasarse conmigo…

- El cuello está bastante rígido… hay que arreglar esto un poco...
- Bien, un masaje! –pensé.


Que gustito, un masajillo en el cuello… cuando de repente…
¡¡¡¡¡¡CRAC-CRAC-CRAC-CRAC-CRAC!!!!!!!!
- (Me cago en su pu** madre!!!!!!) ¡Ehhh! ¡Que eso es mi cuello!
- Así mejor…
- ¿Qué es lo que tengo?
- Tiene usted un esguince cervical
- Un ¿qué?
- Un esguince cervical mal curado…
- Jo, eso suena a pupita
- Relájese, es joven y se puede curar a tiempo… por eso le dan a usted los mareos y los vértigos…Bueno, tiene que volver a visitarme dentro de 15 días.
- Vale, algo más?
-
Sí, vaya a un odontólogo.
- Ups… ¿Eso también puede causar los mareos?
- Puede que sí… pero además, es por estética…
- Jo.


Al salir de la consulta, la simpática secretaria del matasanos me extendió la receta

- Aquí tiene…
- (Vaya, si sólo he estado media hora escasa…)


Tal y como Mi-señora-doña-madre me pidió, la llame al salir del matasanos.

- Mamá, ya he salido del osteo-su-pu**-madre…
-
¿Qué te ha dicho?
- Pues que tengo un esguince cervical y que me ponga ortodoncia…
- ¿Ortodoncia? Pero… ¿Has ido al osteópata o al dentista?
- Pues… he ido al sobón
-
¿Y que tratamiento te ha puesto?
- Pues creo que el completo…
-
¿Cómo que el completo?
- Por el precio que tiene más le vale al muy jodío que sea un completo…

2 comentarios:

"La fisio" dijo...

Pedazo de yogur azulao con tropezones de arandano!!! te dije que el jueves no podia acompañarte para que le pidieras otro dia en caso de que te diera para ese día, melón! (como coño no vas a tener un esguince en el cuello), si hubieras ido conmigo te habria cobrao lo mismo, jejej, pero habría estao mas tiempo contigo y kizá la barbilla no hubiera estado en tu tripota, mas bien un pokito mas abajo, que crees? que Franco no chupaba pollas?? Más que tú y que yo. me alegro que por fin hayas decidido ir.
PD: dile al señor matasanos que te envio yo, k me haga descuento, :p.

Presunta dijo...

fisio de mis entretelas.... la boca emula cuanto menos a tu enorme cabeza. Segun palabras de una servidora, el señor arandano no se ha comido un nabazo en el tiempo que yo le conozco.
CABEZONA