miércoles, 9 de junio de 2010

VUELTA A ALEMANIA. Vol. 8 (FIN)

Al día siguiente, viernes, nos dedicamos a ir de compras por Stuttgart, para preparar la fiesta de cumpleaños de mi Ahijada, su segundo cumpleaños.

Y por fin llegó el gran día, el sabado 5 de junio, cumpleaños de mi Ahijada bonita chiquitita.

Por la mañana, llegaron los padres del Guiri, es decir, GuiriMadre y GuiriPadre. Como mi prima y las Supernenas querían quedarse limpiando sin que las molestáramos y/o estorbáramos, me fui con los cuatro guiris al centro, a hacer las últimas compras, pasear y así dejar a las cuatro limpiando y ordenando...
(No, no somos machistas, pero es que las Supernenas tienen poderes mágicos y recogen y limpian todo antes... y mi prima, como era su casa, pues también se quedó con ellas, solo para coordinar).

En fin, una vez en el centro, los cuatro guiris y yo comimos algo, dimos una vuelta y, cuando había ya pasado un tiempo oportuno, el Guiri dijo de volver a casa...

Yo miré el reloj... quedaba aún un par de horas para que comenzara el cumpleaños... Así que les dije a los guiris que subieran ellos, que yo me quedaría ejercitando mi deporte favorito: LAS COMPRAS!!!

Media hora antes de la hora acordada para el cumpleaños, regresé a casa de mi prima, cual Pretty (Wo) Man lleno de bolsas con ropa y zapatos...

- ¿Sabes que tienes que meter todo eso en la maleta de vuelta no? - me dijo Cactus.
- Claro, si cabe perfectamente!


(No quedó ni un hueco en la maleta a la vuelta... menos mal!)


La fiesta iba transcurriendo tranquilamente. Comenzaron a llegar invitados. El primer niño en llegar, fue Erik, un amigo de mi Ahijada, con su misma edad (2 años). Todo estaba en paz y armonía hasta que llegó Paio, un amiguito de mi Ahijada... Paio, con sus 21 meses (3 meses menor que los otros dos) y sus más de 18 kilos, no es precisamente un niño ejemplar... Digamos que es un poco revoltoso...

Allí estaban los 3 niños, divirtiéndose. Paio casi no hacía de las suyas...

- Golpear una mesa nueva con una tabla de planchar de juguete.

- Sentarse encima de Erik y aplastarlo.

- Paio, me duele!!!!
- Mentira, a mí no me duele...


- Empujar a Erik para saltar en el caballo de goma que ese mismo día le habían regalado a mi Ahijada.
- Jo, Paio, ahí estaba yo!!!
- No pasa nada, ya has aprendido el significado de JOD**RSE...


En fin, un desastre de niño, pero... más bonico, blanco y rubio y gordote pa comérselo!!!!!! Manzana en boca, chorro de vino blanco y al horno... Ummm!!!

La fiesta por fin acabó y pudimos recoger y acostarnos.

Al día siguiente, nos fuimos de excursión a Eslingen. Entramos a una iglesia y, al salir, vimos que Cactus había cogido varios folletos...

- Cactus, esos folletos se pagan... - le dijo mi Prima
- No había nadie para pagarlos...
- Había una cesta.
- Ah, ya. No te preocupes, he echado dos euros.
- Sí, pero... Ese librito que llevas en la mano cuesta 5 euros...
- En la cesta ponía "la voluntad"
- Esto... Cactus... A ver como te lo digo... Tú no sabes alemán...

Incomprensiblemente, además de esta, las Supernenas no la volvieron a liar. Ni ese día, ni el siguiente que volvimos a España.

Debe ser que estaban cansadas y sus superpoderes de Supernenas necesitaban una recarga.

Ya estamos de vuelta en España, despues de este magnífico viaje... HASTA LA VUELTA, ALEMANIA.

Posts dedicados a Guiri, Ahijada, pero sobre todo
a mi Prima, la mejor prima del mundo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias guapo!!
por cierto, el sábado era día 5, no 6......jejeje
besos

ArándanoAzul dijo...

uy, jejeje, que cabeza!!! CORREGIDO!!!!

Dante dijo...

Je je je está divertidísimo, y ahora con fotos y todo... estás hecho todo un reportero... Un abrazo!